Añada sólo agua

Añada sólo agua. Eso era lo que decía el paquete. Jamás se me había dado la cocina. Era más bien un hombre de fideos y pizza. Este era mi intento de ser un dios doméstico y enloquecer a Jake con mi comida. Pudín instantáneo de chocolate. Me encogí de hombros y vertí el contenido en un bol. Una nube de polvo se levantó. Tuve que voltear el rostro deprisa para no terminar estornudando. Ese probablemente no era un buen comienzo.

Jake está apoyado en el marco de la puerta, leyendo el paquete. Su cabello aún estaba húmedo de la ducha y caía perezosamente sobre su frente. Su labio inferior sobresalía ligeramente mientras leía. Se veía tan firme, joven y perfecto que podría llorar.

–¿Estás seguro de que esto funcionará? –preguntó, levantando la mirada.

–Ya veremos, ¿no crees? –medí 500 mililitros de agua, sosteniendo la taza delante de mis ojos, como solía hacer mi madre. No sabía qué se suponía que viera, pero me hacía parecer como que ya había hecho eso antes.

–Bien, ya tengo la medida del agua. ¿Qué es lo siguiente?

Jamás había sentido la necesidad de impresionar a mis novios con mi lado hogareño. Siempre había parecido suficiente que me conocieran como era. Después de todo, soy bueno en lo que hago. No tengo que ser bueno en todo, ¿verdad?

Pero la mayoría de los hombres que había conocido eran más o menos de mi edad. Mientras que Jake es una estrella en ascenso en el mundo corporativo. Lo conocí en un evento de informática. Él caminó directamente hacia donde yo estaba y me habló.

–He oído hablar de ti. Eres el mejor –¿qué hombre puede resistirse a una introducción como aquella?

Los ojos de Jake brillaron divertidos mientras me veía fingir que sabía lo que estaba haciendo. Mis entrañas se derretían por lo mucho que lo deseaba. A escondidas intenté controlar mis ansias. Él volteó el paquete y leyó las instrucciones.

–Mezcle poco a poco.

Eso hice, con cuidado de no aplastarla contra el costado del bol. Deseaba haber prestado más atención en Economía Doméstica. Pero me interesaba más la economía, que lo doméstico. Incluso algunos dirían que estaba obsesionado con la misma. No lo lamento. Me había ido muy bien en mi carrera. Es decir, jamás había tenido necesidad de cocinar, para comenzar.

Di un despiadado batido adicional al interior del bol, juntando todo lo que salpicó hacia fuera para unirlo a la mezcla. Mi mano comenzaba a cansarse de tanto batir, así que me detuve y miré el pudín. Ahora la mezcla era una crema granulosa. Por alguna razón, la textura me recordó la parte posterior de las manos de mi madre. Me obligué a no mirar mis manos para revisar si tenía arrugas. El término ‘Sugar Daddy’ me pasó espontáneamente por la cabeza. Moví la cabeza. Apenas estaba en los cuarenta. Ese término no me aplicaba.

Jake se acercó y se detuvo a mi lado. Olía a jabón y detergente, como la ropa recién lavada de la cama. Ambos miramos la mezcolanza que se hundía en el centro del bol.

–Um, bueno –dijo Jake.

–Y se supone que eso sea pudín de chocolate, ¿no es así?

–Por supuesto que lo es. Ten un poco de fe.

Él intentó enterrar un dedo en la mezcla. Le di un golpecito en la mano. Me sonrió. Chasqueé la lengua y coloqué el desastre en el microondas. 6 minutos a temperatura alta.

–Ya está.

Al voltear, Jake deslizó sus manos alrededor de mi cintura.

–No creo que salga bien –dijo, besando mi cuello.

Me reí tontamente, como lo haría una adolescente, y me acaricié el rostro con su pecho.

–Quizá sí.

–¿Y si no es así? –me mordió la oreja.

Sonreí abiertamente y deslicé mis brazos alrededor de su cintura esculpida. No podía creer que alguien tan hermoso me deseara tanto como yo lo deseaba a él.

–Tendré que salir y comprarlo ya preparado.

Nos besamos y mi cuerpo cobró vida en respuesta. Me levantó, sujetando con sus manos mi trasero. Me hacía sentir ingrávido. Olvidé preocuparme sobre las arrugas y el tono muscular, y rodeé su cintura con mis piernas.

Cuando el microondas sonó, estábamos demasiado ocupados para escucharlo.

Rejuvenecimiento instantáneo. Añada sólo un chico bonito.

Fin

© Rhoda Baxter

*Original versión M/F publicado en All Romance Books Newsletter*

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s